Sobre InfractXrs

El proyecto InfractXrs

 

Este proyecto pretende abordar y estudiar los factores que inciden en la infracción de los derechos de propiedad intelectual por parte de hombres y mujeres en Internet. El objetivo es adquirir el conocimiento relevante capaz de informar la política legislativa a nivel de Derecho público y privado. Para ello, se parte de la hipótesis de que el cumplimiento de las normas está íntimamente relacionado con las intuiciones de justicia de la comunidad y de que el alto número de infractores de estos derechos en Internet no se distribuye de forma igual según el tipo de conducta y el género. A partir de aquí, se pretende detectar hasta qué punto las percepciones sociales e individuales de la protección de los derechos de autor, así como del incremento de la probabilidad de que llegue a ser impuesta y ejecutada una sanción incide en el efectivo respeto a tales derechos


El objetivo principal de InfractXrs


Como objetivo general se pretende obtener una imagen lo más fidedigna posible de la realidad de la población española acerca de la prevalencia de aquellas conductas relacionadas con la transgresión de las normas de protección de la propiedad intelectual y los derechos de autor en Internet. Todo ello con objeto de mejorar, a partir de la incorporación de vivencias empíricas, la legislación vigente.

Para todo ello, en el marco de este proyecto se llevan a cabo estudios tanto empíricos como de carácter jurídico para analizar la legislación en todas las áreas del Derecho que están comprometidas con la protección de los derechos de autor.

 

Implicaciones éticas


El proyecto InfractXrs está totalmente comprometido con las implicaciones éticas que rodean a cualquier proyecto de estas características. En este sentido, los estudios empíricos que se llevan a cabo en su seno cuentan con la debida autorización expresa emitida por un comité de ética acreditado. Así, el proyecto ha sido presentado al Órgano de Investigación Responsable de la Universidad Miguel Hernández, el cual ha emitido una autorización a partir de la que se acredita que los estudios no conllevan problemas éticos y que los procedimientos que se utilizan cumplen con los preceptos que se incluyen en el Código de Buenas Prácticas Científicas de la Universidad Miguel Hernández, código que está sujeto a los diversos convenios y normas internacionales en la materia.